Sábado 10 de Diciembre de 2022

Hoy es Sábado 10 de Diciembre de 2022 y son las 03:06 - Samanta Schweblin. La premiada escritora argentina capaz de alterar las emociones de los lectores / Trasladan a Pedro Castillo a la prisión donde se encuentra el expresidente peruano Alberto Fujimori / El Salvador completa recompra de bonos con vencimiento en 2023 y 2025 / Arte y buen café: La historia del barista que dibuja sobre la espuma y es furor en las redes / Hombres armados secuestran a más de 30 migrantes tras disparar contra el bus que los trasladaba en México / Timberwolves se sostienen y vencen por 121-115 a Pacers / Holiday y Giannis lideran a Bucks en triunfo sobre Kings / Cristina Kirchner, condenada: el fallo de la causa Vialidad y el minuto a minuto en vivo / Un gato irrumpió en la conferencia de prensa de Brasil y la reacción del cuerpo técnico causó indignación / Constelaciones circulares: la práctica que ayuda a conectar con el otro y destrabar manejos inconscientes / Banchero y el Magic superan a Clippers en tiempo extra / Con ayuda de Irving y Durant, Nets superan a Hornets 122-116 / Rodrigo De Paul está en duda para el partido del próximo viernes ante Países Bajos / Biodecodificación: claves para reprogramar viejos patrones mentales y alcanzar nuevas metas / Un equipo contratado por los abogados de Trump encuentra nuevos documentos clasificados en Florida, según medios / Raptors superan a Lakers sin LeBron James y Anthony Davis / Knicks aplastan por 113-89 a los Hawks que pierden a Murray / Colombiano Pereira campeón de única liga sudamericana que se juega durante el Mundial / Efemérides del 8 de diciembre: ¿qué pasó un día como hoy? / Petro respalda "inédito" proceso de paz entre dos pandillas colombianas /

20 de julio de 2022

Batakis consigue algo de oxígeno mientras Alberto sólo piensa en Biden

Silvina Batakis, con el anuncio de las medidas de ajuste en sintonía con lo acordado con el FMI, está consiguiendo un efecto político que favorece su estabilidad. Para empezar. la oposición se llamó en líneas generales a silencio, ya que se trata de medidas de ajuste con las cuales JxC está básicamente de acuerdo.

Por su parte, el kirchnerismo, que amenazó la semana pasada con jaquear a la ministra, ahora ha pasado a un relativo silencio y prueba de ello es que Cristina Kirchner dejó de criticar la marcha de la economía y volvió a su tema predilecto, la justicia. Atacar a Batakis en una situación tan frágil podría equivaler a serruchar la rama donde están sentados. Con la oposición y el kirchnerismo sin pegarle, Batakis consiguió una cuota de oxígeno que al menos le permite gestionar sin demasiado acoso político. Como contrapartida, Alberto Fernández apoyó automáticamente las críticas a la justicia de la vicepresidenta, sin importarle el efecto internacional que produce un presidente que afirma que la justicia de su país está deslegitimada.

Sólo importa Biden

El caso es que Batakis, pese al dólar de 300 pesos, parecería garantizarle a Alberto un mínimo de racionalidad económica para su reunión del próximo martes con Joe Biden. En manos del cristinismo está el facilitar que el presidente llegue a Washington con un frente interno relativamente aceptable. Sin embargo, a la expresidente no parece importarle demasiado la necesidad de paz que tiene el presidente. Las usinas que le responden comenzaron a difundir que está en marcha un plan para proscribirla mediante una condena en alguna de las causas por corrupción. La hipótesis es disparatada por una razón práctica y es que en el breve plazo de 11 meses que faltan para la inscripción de las candidaturas presidenciales es casi imposible que se dicte una sentencia que implique una condena firme para Cristina. La campaña de victimización entonces apuntaría a abrir el paraguas ante la inminencia del pedido de altas condenas a ella.

Ella sabe que ya no puede atacar más al presidente en la forma que lo hacía, porque corre el riesgo de tener que hacerse cargo de la presidencia. Es así que reemprende su guerra judicial sin importarle demasiado los costos que tenga que pagar por ello el oficialismo sumido en un tembladeral económico.

La semana que viene es clave para la evolución de la crisis política. Si Alberto consigue transitar por la alfombra de la Casa Blanca con relativa calma interna, será algo muy distinta a si el viaje se da en un contexto de descontrol.

Carlos Tórtora

   
 

COMPARTIR:

Comentarios