Sábado 17 de Abril de 2021

Hoy es Sábado 17 de Abril de 2021 y son las 23:03 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

5 de abril de 2017

Olivicultura de punta: liderazgo entre las montañas riojanas

En la finca Vista Larga, en Chilecito, apuestan a la diferenciación que les da un manejo ajustado, la adopción de tecnología y el negocio del aceite. Innovación y trabajo duro.

Innovar hasta lograr un nuevo paradigma productivo. Trabajar fuerte hasta conseguir el objetivo. De esto se trata la historia productiva de la finca Vista Larga, en el valle de Chilecito, en La Rioja.

 

Allí, en este momento, cosechan el tercer ciclo de un gran olivar de 1.000 hectáreas y, por primera vez, procesan la aceituna en la planta que están inaugurando dentro del establecimiento y que se construyó en tiempo récord.

 

“Hoy, vemos que nuestro sistema productivo de super alta densidad de plantas por hectárea (SHD, por sus siglas en inglés), funciona. Pero, cambiar una forma de producir tan tradicional como es la producción de aceituna en La Rioja, que se trabaja de forma manual o semi mecanizada, generó mucha controversia entre nuestros colegas. Fue comparable con lo que sucedió con la siembra directa en la zonas agrícolas hace treinta años”, sostiene César Gimenez a Clarín Rural. El es asesor técnico y el gerente general del establecimiento, y fue el primero que debió expandir su visión para llevar adelante este desarrollo.

 

Olivicultura de punta: liderazgo entre las montañas riojanas

La cosechadora de olivos para “super alta densidad”, diseñada a partir de la de café, avanza. Las plantas se conducen en espaldera y con la poda se las adaptó a la máquina.

 

La fuerza de inspiración y la energía para revertir una historia se encuentran rápidamente en este paisaje admirable. Este olivar está entre dos cordones serranos: al oeste está el impoenente Famatina, que tiene sus picos más altos nevados todo el año y, al este, el Velasco.

 

Respecto a lo que comenta Gimenez, un dato puede aportar claridad sobre el SHD: de las 90.000 hectáreas sembradas con olivo en Argentina, solo el dos por ciento se siembra con este sistema y Vista Larga es el único en producción, por el momento.

 

En la finca plantaron los primeros olivos a finales de 2012. Antes, recorrieron un largo camino. “La idea de la super alta densidad empezó en 2008. Viajamos a distintos países líderes en olivicultura y que tienen este sistema, como España, Italia, Estados Unidos o Arabia Saudita. Luego, analizamos la factibilidad de llevarlo a cabo en distintas regiones argentinas, hasta que se adquirió este campo a finales de 2011. En un año, quitamos la pedregosidad del campo, se desmontó la vegetación arbustiva de pedemonte y se construyeron caminos para transitar. Además, se sistematizó el terreno con el diseño de canales para conducir el agua que bajaba sinuosamente y con piedras de la precordillera, se hicieron los pozos para conseguir el agua y se instaló el riego. Acá, el agua es muy necesaria ya que llueven 150 milímetros por año”, resume Gimenez.

 

Olivicultura de punta: liderazgo entre las montañas riojanas

La planta de procesamiento se construyó en medio del olivar.

 

Y, luego de tres temporadas, se cosecharon las primeras plantas. Esta es otra de las ventajas que destacan a estos cuadros de plantación, agrega el técnico, “que entran rápidamente en producción de fruta”.

 

Entonces, hasta la cosecha anterior, en esta finca solo se habló un único idioma: fue campo y producción. Ahora, las cosas cambiaron y también se integró el lenguaje de la industria y el agronegocio.

 

Esto significó, para las 120 personas que integran el manejo de este campo, un cambio de mentalidad y pensar en el mercado y el posicionamiento de su producto, en la comercialización, fortalezas y debilidades, entre otras cuestiones clave.

 

La confianza en el sistema SHD, que solo se está pensado para producir aceite de oliva, y la necesidad de abordar nuevos desafíos fue tan importante que, a mediados del año pasado, comenzaron la construcción de la fábrica. La obra civil y la instalación de la maquinaria importada, más el área de almacenamiento, tardó nueve meses. Así se convirtieron en aceiteros y, según ellos, con la planta de extracción más grande de Sudamérica y en un gran año comercial: actualmente, el precio del aceite alcanza los 4.000 dólares por tonelada, muy cerca del récord (4.500 dólares). “Por un lado, para nosotros es una buena noticia el precio actual pero, por el otro, sabemos que eso impacta en el valor de la góndola de todo el mundo. Si éste es alto, el consumidor mira otras alternativas y cuando opta por un aceite más barato, cuesta que vuelva a consumir aceite de oliva”, se sincera Gimenez.

 

Olivicultura de punta: liderazgo entre las montañas riojanas

Cuando se recibe la producción, un empleado toma la temperatura de la aceituna al llegar a la industria.

 

Más allá de todos estos avances en tan poco tiempo, en Vista Larga reconocen que son solo una parte de lo que realmente aspiran a ser.

 

“Nuestro objetivo es conseguir una producción con alta cantidad de fruta, un producto de alta calidad, con un manejo totalmente mecanizado y de bajo costo”, dispara el gerente y adelanta que en los próximos tres años planean alcanzar las 3.000 hectáreas sembradas con SHD y agregar otra línea más de procesamiento de fruta en la fábrica. Con esta meta implica se convertirán en un jugador muy fuerte a nivel global, que producirá 7.000 toneladas de aceite anuales. Otro dato a modo de parámetro: Argentina consume 9.000 toneladas por año.

 

Daniel Minchiotti va de la plantación a la fábrica y de la fábrica a la plantación. Se apoya firmemente en Sergio Abrigo. Ellos son el encargado general del campo y el encargado de producción, respectivamente. Saben que por los sesenta días que se extenderá la cosecha del olivar, las circunstancias apremian.

 

Atrás de la cosechadora, entra una máquina multitarea y adaptada por los técnicos del campo para podar y pulverizar al mismo tiempo. Así, empiezan las labores del nuevo ciclo. En la otra punta del campo, las cuadrillas trabajan en la conducción de los plantines y el desbrotado. También hay que monitorear el área de vivero y el fertirriego (riego más fertilizante). No hay tiempo que perder.

 

Olivicultura de punta: liderazgo entre las montañas riojanas

Parte del equipo de Vista Larga en la puerta de la fábrica.

 

El sistema en super alta densidad implica duplicar, o hasta casi triplicar, la cantidad de plantas por hectárea, respecto al de alta densidad, y alcanzar entre 1.500 a 2.000 olivos por hectárea. En los casos tradicionales se siembran entre 200 a 300 plantas por hectárea.

 

En estas mil hectáreas, el SHD se diseñó con una espaldera de dos metros de alto, similar a lo que se estila en la vid, y las plantas se entutoran hasta esa altura y luego tienen crecimiento libre. Ahora, en la finca están probando con una media espaldera. “Eso permite un crecimiento libre desde una altura menor. Además, implica bajar costos de trabajo manual por hectárea porque la espaldera tiene la mitad de altura”, explica Abrigo.

 

Y Minchiotti comenta: “Aunque parezca una cuestión menor, para mantener este importante negocio es fundamental la estabilidad productiva, lo que también implica hacer todo muy a tiempo. Por eso, por ejemplo, la cosecha dura sesenta días. Cuanto más tiempo está la fruta en el árbol más se afecta la producción del año que viene. En el olivo, como en otros frutales, cuando el fruto está mucho tiempo en planta se dispara una señal interna, un mecanismo de retrocontrol hormonal, que reduce la producción de aceituna del año próximo. Con la cosecha rápida buscamos evitar una productividad de altos y bajos repetida año a año”, explica el técnico. De los 13.000 kilos de aceituna que extraen por hectárea, un 13 por ciento será aceite. Este año producirán 2.500 toneladas de jugo.

 

“Con los 26 tanques de almacenarmiento tenemos un área de guarda sobredimensionada porque no puede faltar espacio para conservar el producto. El plan por ahora es que otra empresa fraccione el producto. Pensamos en exportar el 70 por ciento y 30 derivarlo al mercado interno”, concluye Gimenez.

 

Manejo, tecnología y negocio, las puntas de un triángulo que diferencian a Vista Larga.

COMPARTIR:

Comentarios