Viernes 20 de Mayo de 2022

Hoy es Viernes 20 de Mayo de 2022 y son las 01:33 - River: Fernández jugó para Benfica y un incidente desconcertó a Colo Colo en el entretiempo / River golea a Colo Colo y está en octavos de Libertadores / Snack súper poderoso: un puñado de almendras por día para estar saludable / Copa Libertadores y Copa Sudamericana: las tablas de posiciones, con Boca y River entre los protagonistas / Los nuevos miembros de la Academia Nacional de Periodismo recibieron sus diplomas con emoción y orgullo / Domesticados / Ovaciones y atronadores silencios / A 82 años de la creación de Auschwitz, cómo está hoy el máximo campo de concentración nazi / Sao Paulo se clasifica a octavos de la Sudamericana al ganar 3-0 al Jorge Wilstermann / Sao Paulo, primer clasificado a los octavos de final de la Sudamericana / La boleta única y las trampas de la política / El conurbano no tiene silla en la mesa de Alberto Fernández / Apuros y tropiezos para anticipar la Argentina de 2023 / La Argentina es inviable sin trabajo genuino / Transporte aéreo: la competencia beneficia a todos / Aislada de la realidad, la política acelera la crisis / Censo con remiendos, costos, fiscal Goyeneche / Cuba: más represión a opositores / Es hijo de un galán de los 80, vivió el verano trágico de la farándula y decidió hacer su propio camino / Toro: qué significa el símbolo de Tauro y por qué fue elegido /

ACTUALIDAD

4 de febrero de 2018

¿Por qué atacan las abejas?

Investigadores internacionales descubrieron que existen sustancias químicas en el cerebro de estos insectos que incitan a agredir.

Un grupo de investigadores de Francia y Australia identificaron el mecanismo que subyace a la agresión de las abejas en respuesta a las amenazas. Esto se puede encontrar en el paper publicado en la prestigiosa revista Proceedings of the Royal Society B donde se describe el estudio de las abejas y sus descubrimientos.

Muchos creemos que cuando se molesta a una abeja vienen todas las de la colmena a atacar. Pero, ¿qué mecanismo neurológico está involucrado en hacer que las otras abejas ataquen?

El equipo comenzó el proyecto sabiendo que las abejas secretan feromonascomo medio de comunicación. En base a esto, se demostró que uno de los principales componentes de las feromonas es el acetato de isoamilo

 

Sospechando que probablemente sirvió como un desencadenante, los investigadores expusieron a las abejas en su laboratorio a la sustancia y luego midieron los químicos del cerebro para ver qué sucedía: lo que observaron fue que las abejas experimentaron un aumento inmediato en los niveles de dopamina y serotonina (una sustancia química producida que transmite señales entre los nervios, funciona como un neurotransmisor).

Como parte del estudio, los cientificos también probaron abejas de cuatro colmenas que desempeñaban diferentes funciones. Las abejas guardianas de dos de las colmenas en particular mostraron un mayor deseo de picar que las otras dos colmenas cuando se alimentaron.

Las dos abejas más agresivas tenían más altos niveles de serotonina en sus cerebros centrales, lo que sugiere que fue el químico responsable de elevar la agresión.

Pruebas adicionales mostraron que la exposición de las abejas al acetato de isoamilo causaba un aumento en la producción de niveles de dopamina y serotonina en el cerebro central, lo que a su vez conducía a un mayor deseo de atacar y picar.

También notaron que los niveles de serotonina eran aún más altos en las partes cerebrales utilizadas para controlar el comportamiento agresivo, como la zona subesofágica y los lóbulos ópticos.

En cuanto a la cantidad de feromonas, mientras más estaban expuestas las abejas, más agresivas se volvían. En base a esto, descubrieron a la vez que la reducción de los niveles de serotonina usando un antídoto causaba una reducción en el comportamiento agresivo.

Los investigadores afirman que han identificado el mecanismo neuronal involucrado en incitar a las abejas a lo largo de una colmena para atacar después de que las abejas guardianas en el exterior identifiquen una amenaza

COMPARTIR:

Comentarios